La segunda Huelga General Feminista, ha avanzado de forma imparable en los pueblos de la Zona Sur de Madrid. El feminismo ha calado en nuestros barrios, donde resuenan sus reivindicaciones contra la vida precaria, que nos imponen el patriarcado y el capitalismo, en una alianza para explotar aún más a la clase obrera y los recursos naturales, condenando a la mayoría de las mujeres a vivir en los márgenes de la existencia. El seguimiento de la Huelga General de 24 horas del 8 de Marzo convocada por CGT, junto a otros sindicatos alternativos, se ha duplicado respecto al primer año; siendo muy elevado el número de mujeres que la han secundado en el sector público, por encima del 80% en educación, sanidad y administraciones públicas (alrededor de un 50%, si tenemos en cuenta ambos sexos), hemos conseguido paralizar las actividades que dentro del mercado laboral están feminizadas, visibilizando la gran aportación de nuestras mujeres a la sostenibilidad social; también se ha incrementado hasta situarse alrededor del 40% el seguimiento en el sector privado, a pesar de la gran precariedad laboral que viven las mujeres en este sector. Si bien estos datos nos muestran una consolidación y avance de nuestra convocatoria, más importante aún es el gran seguimiento de los piquetes y las manifestaciones que convocaron las Asambleas Feministas en la mañana del 8 de Marzo, en nuestros barrios y pueblos. El feminismo obrero, transversal -donde todas las precariedades y discriminaciones caben-, antirracista y antifascista tomó las calles, alzando las voces de nuestras pensionistas, estudiantes, migrantes y precarias en un grito global al que se sumaron miles de personas. Desde primera hora de la mañana, las compañeras de CGT SOV Madrid Sur, nos encontramos con muchas piqueteras más, para recorrer nuestros barrios y visibilizar la lucha por la igualdad y la libertad de las mujeres, para sumarnos más tarde acompañadas de los compañeros que estaban al cargo del Punto de cuidados, a las concentraciones convocadas por la Comisión 8M de Madrid y las Asambleas 8M de los pueblos del Sur. Después de dejarnos cuidar, ya muy avanzada la mañana, gracias al trabajo y la organización de muchos cegetistas que asumen con alegría la tarea imprescindible de sostener la vida de las personas, también mientras se organiza la protesta, nos dirigimos a la gran manifestación que tuvo lugar en las calles de Madrid.

El enorme apoyo social, especialmente entre las personas jóvenes, que ha logrado la II Huelga General Feminista, laboral, de cuidados, estudiantil y de consumo, pone de manifiesto que la lucha feminista ha conseguido organizar a las mujeres y a la clase trabajadora en general contra explotación de la Patronal y el abandono de las Instituciones, pero también contra la justicia patriarcal que no protege a las mujeres de la violencia machista, contra un consumo que nos está consumiendo y contaminando, contra las fronteras y el racismo que pretenden enfrentarnos para ocultar el verdadero rostro de quien nos roba y nos oprime, por una sanidad y educación públicas de calidad, contra la brecha salarial y la precariedad laboral.

Una sociedad que ha tomado este 8 de Marzo de nuevo las calles en muchos lugares y barrios del Planeta, construyendo una respuesta global ante los ataques a nuestros derechos que lleva a cabo el neoliberalismo voraz y depredador y su alianza con el fascismo retrógrado, para tratar de evitar el avance hacia la igualdad social. Un movimiento obrero y ciudadano que ha pasado por encima de las tibias convocatorias de los sindicatos pactistas, CCOO y UGT, que no solo se han demostrado incapaces de organizar la defensa de los derechos laborales, sino que además han dado la espalda a la convocatoria del movimiento feminista en todos los pueblos de la Zona Sur, para ponerse de nuevo del lado de las instituciones, apoyando las convocatorias del PSOE y boicoteando una vez más la organización y las luchas de nuestros barrios.

A menudo se habla de olas y mareas, para describir la fuerza del movimiento feminista y de los movimientos sociales en general. Pero hoy, queremos utilizar otra metáfora para describir el proceso mediante el que el feminismo autónomo y obrero ha conseguido construir y organizar la rebeldía, puesto que éste se asemeja también a una gran duna. El apoyo mutuo y la colectivización de ideas y recursos, es el funcionamiento cotidiano de las asambleas 8M, donde las mujeres del Sur de Madrid se organizan, alcanzando y fortaleciendo los consensos, el sentimiento de unidad y fuerza, de forma horizontal, construyendo acción transformadora, desde la suma de muchos pequeños gestos, esfuerzos, compromisos y sonrisas y lágrimas compartidas, a veces juntas, a veces solas. Estos pequeños granos de arena se van acumulando con la energía invertida todo el año, hasta convertirse en el pensamiento que nos acompaña día y noche, creando así conciencia colectiva. Las ideas van calando y son muchas las personas que de forma individual y social, visibilizan su apoyo, haciendo la duna más y más grande. Las organizaciones alternativas, como el sindicato CGT entre otras muchas, desde el compromiso activista contra la desigualdad sexual, asumen la tarea de aportar y día a día, poco a poco, cada una de nosotras, las personas que no nos conformamos con el estado de las cosas, sumamos más y más gestos, compromisos y esfuerzos, para aportar más y más granos de arena a la gran duna. Hasta que de los granos de arena surge una montaña capaz de arrasar al machismo social legitimado por el poder político, jurídico y económico. Una duna enorme capaz de moverse en muchas direcciones, hasta acorralar a quienes defienden los privilegios, no solo del hombre sobre la mujer, también del blanco sobre los demás, del rico sobre la personas pobres, del heterosexual sobre las personas homosexuales y trans, del fascista sobre las que defendemos la libertad. Por ello, desde la CGT SOV de la Zona Sur, estamos enormemente satisfechas con el gran trabajo de nuestras compañeras y compañeros, en su suma para lograr el éxito de la Huelga General Feminista.

Qué viva la lucha anarcofeminista.
Qué viva la lucha obrera.
Arriba el feminismo que vencerá.

Secretaría de Acción feminista.
CGT SOV del sur de Madrid.