En esta legislatura que está a punto de terminar en el Ayuntamiento de Leganés, gobernado por el socialista Santiago Llorente junto a Rubén Bejarano, concejal de Empleo, si algo ha brillado por su ausencia, han sido las políticas de empleo. A cambio el ayuntamiento ha terminado por aplicar los mismos esquemas de funcionamiento que una empresa de “Trabajo Temporal”.

Lo único que podemos encontrar en la página web del ayuntamiento, en cuanto a noticias relacionadas con empleo en estos años, es una innumerable cantidad de eventos, donde Santiago Llorente y Rubén Bejarano han inaugurado multitud de encuentros y Congresos junto a empresarios y vendedores de humo.

Ejemplos como “La Feria de la Tapa” o “Leganés se casa”, supuestamente pensados para favorecer el comercio y empleo local, a mayor gloria de la imagen de UNELE, la Unión Empresarial de Leganés. O saraos como “Foro Empleo”, en la UC3M, donde la apropiación de las empresas de la Universidad Pública se hace palpable en cada rincón. Y el mayor espectáculo de los negocios jamás visto en esta localidad, el Congreso “People & Business Leganés”, también en la UC3M y organizado por UNELE, CEIM y el Ayuntamiento de Leganés. Pero de todos estos casos, no existe ni un solo dato que pueda confirmar que estos eventos han tenido la más mínima capacidad de crear un solo empleo en esta localidad. Por el contrario, han supuesto un importante desembolso para las arcas públicas.

Mientras esto pasaba, el Ayuntamiento ha seguido privatizando servicios y no ha generado apenas Oferta de Empleo Público. Todo lo contrario. Ha favorecido la precariedad y la contratación temporal con la utilización de mano de obra barata. En una ciudad que vuelve a estar cerca del 12 % de paro, después de una década de crisis – estafa, que ha aumentado la desigualdad y la exclusión social a limites insultantes, con los presupuestos más bajos en gasto social, de un gobierno de espaldas a la clase trabajadora.

Esto lo vemos en los Programas de Cualificación y Activación Profesional, previstos para incorporar al mercado de trabajo a parados de larga duración. Un proyecto que precariza el empleo, los servicios públicos y que solo sirve para maquillar las cifras de paro. Que finalmente, impide a muchos beneficiarios de prestaciones como la Renta Mínima de Inserción (REMI) o la Renta Activa de Inserción (RAI), volver a cobrar estas ayudas.

Estos Programas van dirigidos a personas desempleadas de larga duración, la mayoría familias monoparentales o mayores de 45 años, para desempeñar supuestamente puestos de trabajos en prácticas, cuando en realidad cubren puestos de trabajos concretos porque falta personal. Tienen contrato de un año y un sueldo que no llega ni a la mitad de lo que cobra un trabajador o trabajadora municipal. Estos programas de reactivación de empleo sirven solo como parches provisionales. Ni la Ley ni la orden emitida por la Comunidad de Madrid detallan algo concreto en estas contrataciones. La normativa aplicable, el Real Decreto 1445/1982, solo clasifica estas labores como de “utilidad social o en beneficio de la comunidad“. La definición es tan amplia, que cabe prácticamente todo lo que quieren meter. Aunque en realidad estos programas van dirigidos únicamente a las personas que cobran prestaciones como REMI o RAI. Consideramos que estamos ante una forma encubierta de explotación y utilización de los y las desempleadas en nuestro municipio por parte de la administración local.

Nadie quiere hablar de que pasará con todas estas personas cuando acaba su contrato de “prácticas”. Estarán en peores condiciones que antes de empezar, ya que habrán perdido su derecho a cobrar un subsidio y para volver a solicitarlo pasarán años sin ningún tipo de recursos económicos. Y mientras esto pasa ¿Qué hacen los sindicatos del Ayuntamiento? ¿Mirar para otro lado?

El desempleo y la exclusión social no se combaten con tapas y cocteles. Las cifras de paro estructural no se reducen por hacer contratos temporales y precarios a paradas de larga duración. Solo maquillan las cifras de la incompetencia de los que han dado la espalda a las desheredadas de un capitalismo voraz e inhumano. Pero no dejáramos de denunciarlo. No queremos vuestras migajas, queremos lo que por derecho nos pertenece.

¡¡La lucha esta la calle, y es el Único Camino !!