Después de 40 años de dictadura, de resistencia y clandestinidad, es de justicia rendir homenaje a todas aquellas y a todos aquellos que dieron su vida y sacrificio por la libertad y la democracia.

Era 1946. Francisco Gasco Santillán, alias “El Berenjena” tenía 25 años y fue fusilado, sin antes pasar por la Puerta del Sol y torturado de forma salvaje en la Dirección General de Seguridad (DGS). De ésto saben demasiado muchos de los que ahora se pasean impunemente y cobran con la pensión cada una de las medallas ganadas a sangre y fuego por los servicios prestados. “El Berenjena” era uno más de los que forman la resistencia antifranquista, la Agrupación Guerrillera Española. Eran “Los Cazadores de Ciudad”, la Guerrilla Urbana. También era el Maquis que se echó al monte, los que no querían vivir bajo el yugo de la dictadura y fueron asesinados o represaliados por ello. Él era tornero mecánico en Construcciones Aeronáuticas, vecino de la calle Felipe Estévez número 7 de Getafe y militante del PCE.

Por todo ello, nos concentramos el sábado 22 de septiembre de 2018 a las 12 horas ante el busto de “El Berenjena” (calle Madrid 113 de Getafe) y rendir un justo y sincero homenaje a todas las que lucharon contra la dictadura, la tiranía, el franquismo y por un país más justo y libre.