Resumen

Este es el diario de la Huelga llevada a cabo por los trabajadores de ISS, subcontrata de AIRBUS, en los centros de Illescas y Getafe desde 5 al 26 de noviembre de este 2018.
Un diario que los afectados han ido escribiendo cada día y que ahora recopilamos.

Diario de una Huelga – 1º día

A medianoche del domingo 5 de noviembre comenzamos una huelga indefinida por el despido de 17 compañeros. Muchos años moviendo útiles y limpiando, trabajando duro codo con codo, para ahora ver de un día para otro que muchos compañeros se quedan en la calle sin ninguna justificación. Desde las 22 h. nos han prohibido la entrada a la factoría de Airbus para los que teníamos aún que dar servicio en el turno de noche. Nos han tratado como a delincuentes desde el pasado miércoles cuando ya nos prohibieron entrar y nos acompañó un vigilante para ir a las taquillas a por nuestras pertenencias. Esta es la verdadera cara de la soberbia de Airbus.

El pasado miércoles 31 de octubre por la tarde se vivieron escenas de dolor y rabia en la caseta de ISS donde se iban cantando los nombres de los que se iban al paro. Todos arremolinados deseando no ser uno de los desafortunados. Fue duro vivir esa situación de plaza de pueblo en época franquista esperando a ver si el señorito te elige para echar “peonás”. Escenas duras y lágrimas de dolor e impotencia semejante a las imágenes de desesperación y miedo en “plaza elíptica”.

La noche ha comenzado con una denuncia en el cuartel de la guardia civil de Illescas para levantar acta de que se nos ha impedido la entrada al centro de trabajo. Inmediatamente después ha comenzado a llover. Lo cierto es que ha sido una “noche toledana”. Mucho frío y mucha agua. El calor de la hoguera ha simbolizado el verdadero calor del compañerismo que ha hecho que la totalidad de la plantilla de ID Logistics hayamos hecho piña desde el comienzo. Nuestros compañeros de Getafe comienzan la huelga también en su centro.

Muchos han sido los medios de comunicación que nos han entrevistado a lo largo de la mañana y nos sorprende que la noticia de la huelga se haya convertido en viral en pocas horas. Notas de prensa, informaciones y hasta reportajes en televisión. Los teléfonos no han parado de echar humo.

Nos comunican desde dentro de la fábrica que la huelga está teniendo impacto y hay áreas en “villabajo” en las que no pueden trabajar por falta de utillaje limpio. En “villarriba” están moviendo la AGV de manera lenta, dificultosa y hasta peligrosa sin una formación adecuada ni suficiente. Sólo deseamos que no ocurra ningún percance.

Han venido a darnos ánimos y apoyo durante las paradas los compañeros y compañeras de todas las contratas que aquí trabajan. Los tarjetas rojas sabemos lo que nos espera. Han estado absolutamente todos en mayor o menor número, algunos prácticamente al completo. Sabemos que esto es un pulso que no podemos perder, porque detrás van los demás. Tan solo hemos echado en falta mayor presencia de los compañeros de una empresa; esta empresa se llama Airbus. Han sido solo un puñado quienes se han acercado. Les han puesto en contra nuestra con un argumento muy retorcido de que “o sobran ellos o sobramos nosotros”. Es un error. Sabemos que es falso y esperamos y deseamos que en los próximos días se den cuenta de la manipulación.

Sobre las 13 h. ha habido una reunión con la dirección de ISS en la que no ofrecen nada. Están muy perdidos. Ahora es cuando tenemos claro que todo este desaguisado lo ha montado la dirección de Airbus que es quien tendrá que dar una solución.

Por la tarde el cansancio hace mella. Establecemos turnos de retén y presencia para resistir con lo que venga. Nos empezamos a organizar en lo más básico y nos vamos preparando para la segunda noche. La humedad nos ha calado hasta los huesos. Habrá que seguir alimentando el fuego del bidón y el de nuestra dignidad obrera.

La lucha sigue.

Salud.

Ir al principio.

Diario de una Huelga – 2º día

La noche ha sido fría, sobre todo al amanecer con un viento que penetraba hasta los huesos. Hemos disfrutado durante un rato del concierto de guitarra de un compañero. Los que han hecho este turno se han despedido temprano para evitar el tráfico mañanero hasta su domicilio. Allí espera una ducha hirviendo, una cama limpita y la familia ávida de novedades.

A las 5.30 h. empiezan a llegar las compañeras y compañeros de las contratas que entran a trabajar. Nos obsequian con bizcochos, churros y chocolate caliente que nos aporta calorías, pero sobre todo nos proporciona emociones, camaradería y el ánimo necesario para afrontar la jornada.

Los primeros mensajes que llegan es que la cosa está atascada y no hay movimientos de acercamiento. Nos duele que se difundan bulos y se intente confundir diciendo que hay un rumor de que están los 17 compañeros recolocados en otras empresas. Es rotundamente falso y no hay nada hasta el momento.

Hoy nos han acompañado bastantes más compañeros de Airbus que se han acercado durante la parada a mostrarnos su apoyo. Parece que el llamamiento de ayer ha llegado a más gente y se lo agradecemos. Además se ha puesto una caja de resistencia para hacer aportaciones económicas siempre necesarias para comprar los víveres y las bebidas. Con ese dinero hemos comprado algo de carne, panceta y pollo para disfrutarlo después con una buena parrilla.

La media hora de parada que tienen las contratas ha sido espectacular. Nos hemos juntado más de doscientas personas a las que hemos ido aplaudiendo a medida que se volvían al tajo. A más de uno se le han puesto los ojillos blandos.

Nos transmiten desde dentro que hay movimientos extraños con suplantación del trabajo en algún área. Han movido cunas para llevarlas al autoclave. Es un trabajo asignado a nosotros, por lo que se está vulnerando el derecho fundamental a la huelga. Nos ha dicho los abogados que hay que interponer una denuncia y así lo haremos.

A media mañana han venido compañeros de Airbus de Getafe, que junto con los de Illescas han ido a informar durante la parada a los compañeros del ala del 350. Nos transmiten que ha ido bien, pero que un delegado ha intentado reventar el encuentro. Lo que más duele, en cualquier caso, es que ni siquiera se pasen por aquí fuera para darnos su apoyo y que nos vean como algo ajeno e inoportuno. Esto no va de siglas. Allá cada cual.

Se nos queda en la retina la imagen de un directivo de Airbus pasando ante nosotros mientras nos mira desde dentro de su Mercedes con una sonrisa hiriente y provocadora. Cada uno defiende lo suyo dentro de unas reglas de juego, pero no es honesto mostrar actitudes que intentan herir en lo personal. Los ánimos están demasiado caldeados como para eso. En cualquier caso, nosotros nunca seríamos tan miserables en una situación así.

Por la tarde ha salido también más gente de Airbus a compartir el rato de la parada charlando y acompañando. Poco a poco se va extendiendo el conflicto a quienes trabajan en la planta, sea cual sea el color de su tarjeta.

Ya a última hora de la tarde nos transmiten que Airbus apuesta por recrudecer el conflicto si no se soluciona en 48 h. Tenemos la sensación de que son órdagos que se lanzan para ver cómo se reciben por la otra parte. Aquí tenemos claro que no podemos entrar a trabajar los que tenemos contrato con la empresa entrante y dejar a nuestros 17 despedidos solos alrededor de la chasca. Es un jarro de agua fría, pero también somos conscientes de que en posiciones duras como esta, es necesario que la plantilla de Airbus al completo esté dispuesta a dar una respuesta acorde a la escabechina que nos han hecho.

Vuelve a caer la noche y la lucha sigue. Mañana será un día clave.

Salud.

Ir al principio.

Diario de una Huelga – 3º día

Tenemos claro que es importantísimo regular bien las fuerzas físicas y psicológicas, así que hemos hablado de cuadrar bien los turnos de presencia, pero no hay manera. Eran las 12 de la noche y no se quería ir nadie. Hemos dicho una y otra vez que con 4 personas durante la madrugada es más que suficiente y hoy nos hemos quedado 11. La guitarra y un chupito de ruavieja hacen milagros.

La mañana ha comenzado con algo de bajón por el desgaste que va haciendo mella, pero ya lo sabíamos y seguimos a piñón con la defensa de aquello que sabemos hacer y para lo que estamos aquí desde hace más de media vida: trabajar.

Nos llega desde dentro que está casi toda la planta de abajo parada con la plantilla de Airbus dando vueltas de un lado para otro. Les han dado subactividad en lugar de bolsa. Nos dicen que es la táctica que se suele utilizar para endosarle esas pérdidas económicas a la empresa que tendría que prestar el servicio y no lo hace por motivo de la huelga. Parece ser también que aprovechan para dar cursillos de mentirijilla a la plantilla de Airbus con tal de no tenerles ociosos.

Ya están en marcha las diversas denuncias por despido colectivo y por cada despido individual, por lo que hemos recogido en un tiempo record en los distintos organismos los certificados necesarios, nóminas, vida laboral, etc. para poner las diferentes denuncias. Hemos recopilado sentencias del tribunal superior de justicia y del supremo con casos de subrogación muy semejantes al nuestro que son muy favorables para nosotros. Como una parte importante es la difusión, nos están echando un cable para hacer llegar el conflicto y las fotos del campamento a Toulouse y Hamburgo.

Vuelve a llover y ampliamos la instalación con una pérgola y un tabicado de madera para protegernos del molesto y frío viento. Hay un goteo continuo de donativos económicos en la hucha. Cualquier aportación es bienvenida y agradecida. La huelga tiene un coste económico que no podemos obviar. Ya pensaremos en cómo apañarnos el mes que viene. Saldremos adelante.

Nos trasladan que ha habido una asamblea en Airbus en la que insisten en no mostrarnos su apoyo. Trasladan miedo y anestesian cualquier tipo de lucha por nuestro puesto de trabajo. Mienten diciendo que estábamos recolocados. Aquí no se veta la entrada a nadie, sino todo lo contrario. Esto no es ningún precipicio; es un grupo de trabajadores que han decidido luchar por su trabajo y su dignidad dando un ejemplo para cuando les pase a los demás que vendrán luego. Ojalá no tenga que verse nadie en esta situación. Nosotros tampoco nos lo podíamos imaginar hasta que nos la han liado. A pesar de todo, vivir esto nos hace más fuertes, aunque estemos pasándolo reguleras a ratos. El trato humillante que hemos recibido nos da coraje para no bajar la guardia. Por eso, se lo transmitimos a los demás una y otra vez.

En Getafe siguen también en la puerta, aun habiendo sido todos subrogados. Ahí están como campeones y lo celebraremos con ellos cuando esta lucha termine.

Se va acercando la noche y nos vamos preparando para intentar descansar y tener un rato en solitario de reflexión hacia dentro. Estamos viviendo momentos entre nosotros que no habíamos experimentado nunca a pesar de llevar años trabajando juntos. Pero esto es diferente. Son sensaciones, miradas, bromas o pequeños gestos que no olvidaremos nunca, pase lo que pase.

Compañeros de Airbus, agradeceros a todas las personas que venís a recibir información de primera mano, dejando de lado las mentiras “oficiales” que lo único que hacen es desprestigiar toda esta lucha en pro de otros beneficios. Vuestro cariño también nos ayuda a continuar, igual que el de todas las subcontratas que salen A DIARIO, esperamos que poco a poco el resto se vaya uniendo a esta lucha que es de tod@s.

El olor a humo impregna nuestra ropa, el pelo, el coche, nuestra casa cuando llegamos. Estamos seguros de que este es el olor de la victoria. A por el jueves.

Salud.

Ir al principio.

Diario de una Huelga – 4º día

A primera hora de la mañana había un silencio que denotaba cansancio y no auguraba nada bueno. Son ya cuatro días y empieza a haber desgaste. Intuimos que va a ser un momento crucial en el que tiene que haber movimientos en uno u otro sentido.

Sabemos que son importantes los papeles y la documentación, pero no tenemos la cabeza muy despejada como para pensar en burocracia, juzgados, plazos y demás. A pesar de eso, se va dando prioridad a esa tarea.

Recibimos un ultimátum que nadie sabe de dónde ha salido y en el que se plantea que tenemos que entrar ya y que si no lo hacemos no serán 17 los despedidos sino todos. La amenaza es que será gente de Airbus quienes hagan ese trabajo a partir de ya. No es tan fácil, pero bueno. Han metido la cuña a ver por dónde sale.

Este bajonazo hace que nos reunamos en asamblea improvisada y comencemos a debatir sobre las razones y situaciones de cada uno. En algunos casos el tiempo apremia y en otros no tanto. Las sensibilidades son distintas y es difícil encajar algo que valga para todo el mundo. Parece que han esperado a estos momentos donde las fuerzas flaquean para hacer mella. Lo que no se explica es que lo suelte un sindicato en lugar de la empresa. Buena parte de la mañana ha servido para digerir esas dudas, pros y contras.

Desde dentro nos llega que nunca se había visto nada igual. Una fábrica prácticamente parada, gente jugando a las cartas para pasar el tiempo, desconcierto y naves vacías. La huelga está teniendo un impacto brutal, así que nos hace albergar esperanzas de que no todo está perdido, ni mucho menos.

De la parte de arriba nos llega que tienen problemas con la limpieza y con los epis que se han de utilizar para proteger la salud. Nadie sabe muy bien el día a día de los truquillos propios de este trabajo para que la cosa quede niquelada. Además nos trasladan que ha habido un incidente en la AGV y se ha producido un cortocircuito por un error en su manejo que la ha dejado fuera de combate: el karma existe.

El menú del día ha consistido en migas de primero y sardinas asadas de segundo. Nuestro compañero cocinero profesional disfruta viéndonos comer. Las migas están simplemente espectaculares. Algo así no se encuentra ni en el Bohío.

Nos llega un audio en el que se asegura que hay reuniones previstas esta tarde noche de consejos de administración y de dirección para resolver y llegar a algo. Esto nos da esperanzas para resistir hoy. Las dudas de la mañana se han ido disipando y nos ha vuelto la fuerza así como de repente. Estamos preparados para todo.

Nos transmiten que les han dicho a los compañeros de la retirada de residuos que no pueden hacernos llegar más palés para calentarnos. Esto es jugar duro y quieren dejarnos sin suministro calórico y pasando frío. Si esto se hiciera en una perrera, cualquier asociación animalista actuaría con contundencia.

Por la tarde vuelve a caer agua. Está claro que nunca llueve a gusto de todos. Es casi imposible que la climatología acompañe a la lucha. Si no es el frío es el calor, y si no será un meteorito. Menos mal que llegan buenas noticias con la caja de resistencia y la recaudación en la cuenta bancaria que se ha abierto para recibir el dinero de apoyo.

Al entrar la noche vuelve a caer otra bomba en forma de un supuesto burofax que nos dejaría a todos fuera, pero que se puede revertir en una reunión de última hora el lunes. Todo confuso, extraño y de tapadillo como ha venido siendo durante toda la semana. Dicen que mañana habrá una reunión de las direcciones de las empresas. Tantos macutazos han provocado alguna tensión entre nosotros que no pasa a mayores. Aunque parezca mentira nos da fuerzas para entrar en lo que prevemos que será la última fase. Están preparando la traca final y no nos pueden pillar con la moral baja.

Sabemos que en Getafe están a tope y eso nos sirve para retroalimentarnos unos a otros. Mañana viernes será clave y seguiremos defendiendo nuestro puesto de trabajo con las únicas armas que tenemos: nuestras manos y nuestro corazón tozudo.

Salud.

Ir al principio.

Diario de una Huelga – 5º día

Desde primera hora del viernes y como era previsible ha habido movimientos. También por nuestra parte. La situación empieza a ser insostenible tanto dentro como fuera. La diferencia es que las multinacionales Airbus e ISS están jugando al póker con dinero de otros, mientras que para nosotros esto no es un juego sino nuestro pan.

En un conflicto de este tipo todos salimos rasguñados o tocados, pero hay intereses que no nos gustan ni que se utilice nuestra situación para otras cosas. Lo más importante es que seguimos unidos bajo la espada de Damocles. Siguen entrando mensajes tóxicos para dividir un poco más y terminar de romper. Parece como si estuviéramos en un callejón sin salida para que nos vayamos a casa pensando que todo el mundo está despedido y sabemos que no es así.

Desde dentro nos dicen que se está diciendo a la gente que a partir del lunes pondrán a limpiar y mover piezas a la plantilla de Airbus, pero entendemos que eso no puede suceder, porque sería incrementar aún más la presión hasta límites inimaginables. Aunque visto lo visto, tampoco se puede descartar nada. Podrían intentar subcontratarlo a otra empresa, pero eso tampoco pueden hacerlo. Nuestros abogados insisten en que no se puede dar una suspensión temporal de contrato con ISS. Tendría que ser una rescisión total del mismo y eso es muy complejo. La gente que está en contacto permanente con nosotros repartida por toda la planta nos dice que nos avisarán inmediatamente si hay algún movimiento esquirol.

A la hora de la comida calentamos en la hoguera un maravilloso cocido de puchero que nos han traído. Dicen que las penas con pan son menos penas. Por si quedaba alguna duda, la cacerola viene con un cartel que dice “Cocido Solidario”. El ingrediente principal de los garbanzos es el cariño con el que se ha preparado la receta.

Nos damos cuenta de que el altavoz o “chiflo”, que es como nosotros lo llamamos, ha petado. Habrá que repararlo y de momento nos quedamos sin música. El karma existe por decir ayer que el karma existe.

La decisión ha sido recoger el campamento de lucha durante el fin de semana. Ahora lo que toca es descansar estos dos días y atender la parte personal y familiar. Hay que hablar en casa, hacer vida más o menos normal y despejar la cabeza con cosas cercanas y cotidianas. Hay que lavar bien la ropa y quitarnos de momento el penetrante y omnipresente olor a humo. Dijo un compañero el otro día que todo tiene solución menos la muerte, y cuando descongelen a Walt Disney hasta eso tiene arreglo. Aquí no hay muertos ni nada que se le parezca. Aquí lo que hay son rehenes y un grupo de trabajadores que están sufriendo las consecuencias de decisiones que se toman a otros niveles. Nosotros no vamos a pagar los platos rotos.

Volveremos el lunes para afrontar la semana. Tenemos una cosa clara y es que no se van a quedar en la calle ni 17 ni 70 ni nadie. Ese es nuestro objetivo desde el primer minuto hasta el último.

Buen fin de semana y el lunes volvemos a plantar los bártulos.

Salud.

Ir al principio.

Diario de una Huelga – 6º día

Lunes por la mañana a la puerta del trabajo. Pero no es un lunes cualquiera como uno de tantos, cuando nos incorporábamos e íbamos hablando del fin de semana, del fútbol, del ocio. Ante nuestros ojos empiezan a llegar trabajadores metidos en furgonetas para suplantar nuestro trabajo en plena huelga. Son tres empresas diferentes para movimiento de utillaje y limpieza.

Los compañeros de Airbus se van para adentro y nos dicen que presencian un espectáculo lamentable. Los trabajadores que han llegado de esas empresas no saben ni por dónde empezar. Varios curritos complacientes y algunos mandos de Airbus les indican lo que tienen que ir haciendo sin ningún tipo de rubor. Se nota que no tienen a ningún familiar aquí afuera bajo el manto de la maldita lluvia que nos vuelve a calar durante toda la mañana y nos va a poner otro días más de barro hasta las rodillas.

En Airbus han aprovechado durante la noche pasada y también ahora por la mañana para mover útiles hacia el autoclave para paliar el caos que se ha organizado. Hay incluso momentos de serio peligro con personas moviendo esos útiles de gran tonelaje por operarios de mudanza convencional que no están acostumbrados a trasladar este tipo de piezas de gran tamaño. Se aprovecha también para transmitir al personal de Airbus en algunas áreas que se pongan a limpiar sin haberles advertido de los riesgos de los productos químicos ni proporcionarles los epis adecuados. Es duro también desde esta puerta ver cómo salen camiones de otra empresa con utillaje para limpiarlos en otro sitio.

La imagen que ofrece Airbus es claramente la de una empresa tóxica. Este tipo de empresas actúan con nocturnidad, alevosía y amenazas para sabotear una huelga al precio que sea. La soberbia llega a tal punto que si se echa cuentas del dinero que han podido perder durante la semana pasada, probablemente ascienda a millones de euros. Eso daría para varios años de salario de los 17 compañeros que están en la calle. Lo que no se termina de entender es que aún nadie haya pedido el cese de la directora de esta planta por semejante irresponsabilidad y dislate. Las caras de sus subordinados directos tampoco refleja comodidad. Esto que está ocurriendo y que nadie ha conocido en la historia de esta fábrica, debería hacer reflexionar tanto a la subcontratación como a la propia plantilla. Se han traspasado unas líneas que nos hablan del futuro próximo.

Se han acercado hasta el campamento varios políticos a los que agradecemos su presencia y la difusión que están haciendo del conflicto. De momento no diremos siglas, aunque se pueden intuir. Han sido una alcaldesa de una localidad cercana, tres diputados del Congreso y ha habido una moción en el Ayuntamiento de Getafe.

Siguen llegando bombas a la línea de flotación de la unidad y la solidaridad de nuestra plantilla despedida, la cual está resistiendo con una paciencia y un espíritu de fraternidad que no se olvidará nunca por estos lares. Se percibe a la hora de la comida que hoy no hay ganas de bromas. Está todo en suspenso hasta una supuesta reunión entre ISS y Airbus prevista a las 16 h.

Vemos pasar a los directivos en sus Mercedes para ir a comer. Miran para otro lado. Hoy no parece que tengan ganas de reírse. Ahora ya sabemos que somos el último eslabón de la cadena y que estamos despedidos por culpa de unos directivos corruptos que fueron despedidos una semana antes de nuestra subrogación. Por ellos, por la falta de confianza de los alemanes hacia los corruptos españoles, han perdido un paquete de trabajo del 350 previsto para Illescas y de la noche a la mañana se lo han llevado a Alemania. Por eso se ha “internalizado” el trabajo de limpieza y por eso a 17 familias de la contrata nos mandan al paro. Somos rehenes de la corrupción que va pudriendo todo lo que toca de arriba abajo.

Por la tarde nos ha subido el ánimo al saber que sigue habiendo posibilidad de retomar el contrato con ISS. Hay buenas sensaciones tras esa reunión. Nos hacía falta algo así para volver a coger fuerza. Ya no hay amenaza que nos arrugue. Ya tenemos callo.

Antes de acabar el día comemos unas patatas asadas en los rescoldos de la hoguera. Viene a la mente el que quizás sea el cuadro que mejor y más profundamente representa la dignidad de los humildes: hablamos de “los comedores de patatas” del inmenso Van Gogh. Muestra la esencia del trabajo manual y el alimento sencillo.

Han decidido seguir ahogándonos un poquito más. Empezamos a pensar que vamos a seguir aquí toda la semana. Por eso es importante colaborar económicamente con nosotros. Toca comprar menos lotería de Navidad y rascarse un poco el bolsillo. Mañana nos van a hacer llegar la recaudación recogida hasta ahora que asciende a más de 5000 euros, pero hay que seguir aportando lo que se pueda. Gracias compas.

ES34-3058-2252-0427-2000-3526
Concepto: Huelga ISS-AIRBUS

Ir al principio.

Diario de una Huelga – 7º día

Martes y 13. Hay quien repara en lo fatídico de la fecha medio en broma medio en serio, pero aquí no cabe la superstición. Los astros están de nuestra parte y a medida que avanza la mañana va brillando un sol que echábamos en falta. Mejora la temperatura y cambian las sensaciones y la percepción de la realidad. Siempre que llueve, escampa.

Este diario quedará en nuestro recuerdo y confiamos en que sirva para quienes vengan detrás y tengan que enfrentarse a algo parecido. De alguna manera la historia se repite y tenemos que conocerla para no estar condenados a repetir los mismos errores. Seguro que a alguien le puede orientar, porque más adelante hay más. Dentro de unos días hay una huelga convocada en el sector de limpieza por el atasco en la negociación del convenio provincial. Alguien comenta que este campamento debe quedar limpio, recogido y con los muebles bien colocados, como un apartamento de Air BNB, para ser habitado por las compañeras de Eulen que lo tendrán que ocupar en breve. Aquí estaremos.

El seguimiento y la difusión en redes están siendo cruciales. Nos hace especial ilusión la cercanía del movimiento Tarjetas Rojas de Getafe. Siempre se ha dicho aquello de “divide y vencerás”, pero en este caso hemos sabido ver las trabajadoras y trabajadores de las contratas que hemos perdido demasiado tiempo estando separados unos de otros sin que nos diésemos demasiada cuenta. Esto ha cambiado y este conflicto mantiene la llama viva. En el caso de Illescas el apoyo de todas las plantillas de las diferentes contratas está siendo vital para estar organizados de cara a un futuro cercano.

Hacia el mediodía ha habido contactos con ISS y la cosa parece que se va desbloqueando. Hay que tomar las riendas por diferentes partes. En Airbus Getafe también se ha instado a coger el toro por los cuernos a este sinsentido. En Airbus Illescas hay movimientos para intentar poner algo de cordura en todo esto con personas que tengan esa capacidad y gocen de la confianza suficiente de las diferentes partes. La situación dentro de esta planta con las empresas que han desembarcado para reventar la huelga no está dando los frutos esperados y tan solo ha servido el primer día para desatascar lo más urgente. Cualquiera se da cuenta de que esta manera de trabajar es inviable si se quiere llevar a cabo una organización medio normalizada y estructurada. Todo el mundo está pasándolas canutas, sin duda.

Llegan los finiquitos de ID, la empresa saliente, y hay que revisar concienzudamente las cantidades, los términos y consultar con los abogados. En estas ocasiones la lupa es importante. La sensación es agridulce. Por un lado el despido se ha hecho efectivo; por otro llega algo de dinero para ir tirando. De momento es difícil pensar más allá. Cuando llegue el descuento en nómina por la huelga en la nueva empresa saldremos como podamos. Los mensajes de optimismo que van llegando hacen que el ambiente sea radicalmente distinto al velatorio del lunes a estas horas. Se han acercado todos nuestros compañeros de Getafe de IDLogistics, o de ISS, o de lo que coño seamos a estas alturas, y eso nos ha dado un subidón que ha hecho que este campamento se haya convertido en una pequeña fiesta a la hora de comer. El goteo de compañeros de Airbus que se acercan durante las paradas en todos los turnos es constante. Esto es una auténtica bombona de oxígeno para nosotros.

Menú del día: arroz con secreto ibérico y chorizo a la brasa. Queda meridianamente claro que un vegano sería prácticamente incapaz de sobrevivir a una huelga como esta. La comida al aire libre con viandas sabrosas, el ambiente y las expresiones manchegas, los giros y las bromas propias de estas comarcas, se prestan a pensar por un momento frente a esta inmensa factoría que hemos perdido algo por el camino. Hace décadas que nos hemos dejado deslumbrar por el brillo artificial de la industria cuando, quizás, con una vida más cercana, sencilla y humana que se arraiga en el campo, en la tierra y la cosecha, en los animales o en el pueblo nos haría un poco más felices. De momento dejaremos estas reflexiones para más adelante, cuando toque.

Por la tarde siguen llegando buenos mensajes de las diferentes partes y parece que todos necesitamos salir del atolladero. Este diario se va acercando a su fin, no queda otra. Todos queremos mirar hacia adelante y salir del túnel en el que nos hemos visto atascados todas las partes, a oscuras y durante muchos días.

Como decíamos al principio, no es un día para supersticiosos sino para espartanos, ¡Ahú, Ahú, Ahú!

Que nadie se ofenda porque hablemos todo el tiempo en masculino, pero es que en este caso toda la plantilla en huelga somos tíos. Esto también habrá que cambiarlo.

Salud.

Ir al principio.

Diario de una Huelga – 8º día

En el año 1919 en Barcelona se produjo la conocida como “Huelga la Canadiense”, la cual paralizó la ciudad y el 70 % de la industria catalana por falta de suministro eléctrico. Duró 44 días y dio paso a un hito importante en la Historia del movimiento obrero por conseguir instaurar la jornada de 8 horas entre otros muchos logros. La huelga se originó en solidaridad con ocho despedidos del personal de oficinas de la compañía eléctrica Riegos y Fuerzas del Ebro y pasó a convertirse en el modelo de lucha de los siguientes 70 años. Mucho ha cambiado la historia, pero si algo hemos aprendido estos días es que nos han engañado mucho durante estas dos últimas décadas por hacernos creer que la clase obrera teníamos poco que hacer y que decir, ya que son los mercados, los gobiernos y el sistema quien impone sus reglas y casi nada se puede cambiar. Aquí, desde este modesto rincón embarrado, hemos desmontado algunos falsos mitos sobre nuestra capacidad de incidencia en el gigante todopoderoso. Reconocemos abiertamente que no vamos a resistir 44 días como aquellos aguerridos trabajadores de los inicios del siglo XX, pero que no lo intenten porque igual nos sorprendemos hasta nosotros mismos de nuestras capacidades. Si llegamos a eso, vamos a salir hasta en la wikipedia.

El día ha estado marcado por la espera. Tocaban reuniones a tres bandas en un conflicto que tiene semejanzas a pequeña escala con la guerra de los Balcanes. El pifostio y los tiros de todos contra todos están provocando daños que conoceremos no tardando mucho. En esa refriega, los trabajadores en huelga podemos tener mucho que ganar, ya que hay muchos nervios por todas partes aunque no lo demuestren.

Los baños del bar Cojuelo se han convertido en letrinas de campaña. Somos decenas de personas diariamente las que tenemos que hacer nuestras necesidades y tomar algo de café caliente. Contrasta con el vaivén del pijerío de los directores y sus secuaces dirigiéndose al Vara a que les sirvan sus menús gratuitos pagados por la empresa.

A la entrada del turno de tarde, los trabajadores de las empresas que han contratado para reventar la huelga han estado en la portería de la fábrica más de tres horas sin poder acceder y después se han dado la vuelta y se han ido por donde han venido. No sabemos si es porque hay gente de Airbus a la que han dado bolsa negativa por falta de trabajo y por tanto no hace falta que limpien útiles o porque ha actuado la Inspección de trabajo con la denuncia que interpusimos en Toledo el martes. Esto último nos daría fuerza para seguir con nuestra justa reivindicación.

Nos ha gustado que se haya nombrado hoy nuestra huelga en una rueda de prensa de un grupo político en el Congreso de los Diputados y se nos haya citado junto con el conflicto de Alcoa en Avilés y el de las conserveras gallegas como ejemplos recientes de lucha por nuestros derechos y nuestros puestos de trabajo. Estos apoyos también suman.

A lo largo de estos días han venido hasta el campamento algunos de nuestros hijos, parejas o familiares para echar un rato con nosotros y darnos ánimos. En el caso de los críos hace especial ilusión explicarles en función de sus edades las razones y los motivos para estar aquí. Estamos convencidos que es un buen ejemplo demostrarles que lo van a tener muy difícil en el futuro y que nunca, pase lo que pase, deben permitir que les pisoteen. Cuando llegamos a casa y nos preguntan al entrar por la puerta “¿cómo ha ido hoy la huelga?” respondemos “bien, nos siguen apretando, pero bien”.

Tenemos prácticamente claro que nos van a tener aquí hasta el viernes, así que nos vamos mentalizando para ver si entre mañana y pasado se resuelve esto. Algún día, no tardando mucho, incluso nos parecerá que no fue tan duro. De momento, no sabemos ni de donde estamos sacando fuerzas.

Salud.

Ir al principio.

Diario de una Huelga – 9º día

Se respira desde primera hora mucha expectación. Es el día en el que una vez que Airbus ha decidido quedarse al margen, toca el turno de reunirse el comité de huelga con las direcciones de la empresa saliente IDL y la entrante ISS para intentar llegar a un acuerdo satisfactorio para las partes en los que los 17 compañeros puedan reincorporarse y se pueda terminar el conflicto.

A media mañana nos hacen llegar un comunicado donde no se aporta nada nuevo, plagado de insultos y con refriega de siglas. Aquí hemos apostado desde el principio por la unidad en la lucha y no le echamos cuentas. A estas alturas estamos a cosas más importantes.

Quienes aquí llevamos casi dos semanas de por medio emprendimos este camino sin pensar en otra cosa que no fuera hacer justicia y pelear por nuestro trabajo y nuestros derechos. Por encima de eso no hay nada y somos totalmente conscientes, responsables y maduros como para saber perfectamente lo que estamos haciendo. Duele que a veces se nos trate como a niños.

Nos trasladan que la negociación se está llevando a cabo en Madrid y que está avanzando hasta un punto en el que se está hablando en firme de la recuperación del puesto de trabajo de 11 trabajadores de los 17. Hay que seguir estudiando la forma de ver cómo y cuándo se puede solucionar la situación de los 6 últimos compañeros que quedarían por el momento en el aire.

Se hace un receso para comer. Las sensaciones son buenas. A la entrada a la reunión nos comunica ISS que la dirección de Airbus le acaba de llamar para bloquear la negociación y “prohíbe” llegar a un acuerdo si no es dejando a los 17 en la calle. Nadie entiende nada y se genera una escena surrealista. Se llama directamente al responsable en Hamburgo y no sabe nada. Parece una perreta personal de alguien en España que no sabe gestionar situaciones de este tipo. Tiene toda la pinta de que estas decisiones impulsivas, personales y soberbias que llegan de varios frentes van a pasar factura a unos cuantos.

Nos informan que por la tarde se ha personado la Inspección de trabajo en Getafe por la denuncia interpuesta por la vulneración del derecho a huelga. Esperaremos resultados.

Por la noche se traslada al campamento toda la información de lo que ha acontecido durante el día. Este es el lugar en el que quien quiera informarse puede hacerlo. Se ha organizado una asamblea que ha tomado unas decisiones de cara al día siguiente y que se llevará a cabo con toda la plantilla en huelga al completo. De eso no informamos en este papel, porque es nuestra decisión y solo nuestra. Hasta aquí se puede leer.

Gracias desde estos campamentos de Illescas y Getafe a los compañeros de Sevilla que han decorado algún que otro puente.

A descansar que ya toca, porque mañana va a ser un día intenso.

Salud.

Ir al principio.

Diario de una Huelga – 10º día

Los compañeros que se están jubilando por estas fechas comentan y recuerdan la huelga más grande que se recuerda en lo que era C.A.S.A. allá por los años 70. Duró más de 40 días y se ponían en juego muchas cosas. Era una época de bajos salarios, cifras altas de paro, una inflación que no dejaba respirar. En lo político se vivía el final de la dictadura y se entraba en la transición con una inseguridad que cortaba el aire. El movimiento obrero y sindical estaba empezando a asomar la cabeza después de muchos años de clandestinidad y lucha.

Y llegamos a la segunda década del siglo XXI, o sea, ahora, y nos encontramos con una precariedad insultante en el empleo, una alienación, una deshumanización y una inestabilidad laboral que nos aboca en nuestro caso, con lo que nos han hecho, a una huelga indefinida que dura ya dos semanas. Inexplicablemente todavía hay quienes no lo entienden porque piensan que viven en el mejor de los mundos posibles, que esto es un sinsentido y que nunca les va a tocar a ellos. Quienes nos hemos quedado de un día para otro en la calle sin ninguna explicación estamos más convencidos, cada día que pasa, que estamos haciendo lo correcto.

Nos trasladan que, tras una reunión con la Dirección de Airbus, quedan varias cosas claras. La primera es que entre Airbus e IDL están a la gresca y es imposible hacer nada. Por lo tanto, vía muerta y que se maten entre ellos. Queda abierta permanentemente la negociación entre el comité de huelga e ISS. Airbus dice que no tiene intención de entorpecer ese diálogo. Ya veremos. La segunda cuestión es que a Airbus lo que más le importa es la imagen de cara al exterior. Sólo esperamos que para el próximo conflicto se lo piense mejor antes de actuar con la prepotencia con la que lo hace todo. Por último deja bien claro que las subcontratas no son de su incumbencia. Para nosotros no hay distinción, porque todos somos trabajadores, sea cual sea el color de nuestra tarjeta. Tenemos algunos derechos, trabajemos para quien trabajemos, que haremos valer cuando se nos intente liquidar por la vía rápida: el derecho a huelga es uno de ellos. Alguien en el campamento ha recordado los conflictos en los que se ha llegado a recurrir incluso a la huelga de hambre.

A lo largo de la mañana hemos recibido la visita de algún medio de comunicación audiovisual. También han estado con nosotros trabajadores de Amazon, de Coca Cola en Lucha y de Carrefour Leganés. Ellos viven en sus carnes el maltrato laboral que practican estas multinacionales para las que trabajamos, las cuales siempre van a dar prioridad a sus beneficios y a los privilegios de sus consejos de administración a costa de dejar cadáveres de trabajadores, si es necesario, para seguir acumulando más.

Al final de la mañana se ha celebrado una asamblea en la que se han acordado algunas cosas que no vamos a escribir aquí porque sabemos que a los buitres patronales les hacen llegar este diario, el cual leen con fruición. Lo que sí se puede decir es que se ha decidido recoger el chiringuito hasta el lunes. Necesitamos descansar y disfrutar con nuestras familias, amigos y seres queridos. Quizás nos falte algo de dinero para gastar, pero en estos momentos esto no es lo más importante. Este año percibimos más que nunca que engaños como lo del Black Friday, por ejemplo, nos hacen más esclavos y más ignorantes. En este campamento estamos aprendiendo a la fuerza que se puede vivir con menos y no por ello estar más insatisfechos. El trabajo no sólo es una cuestión de dinero, que también, sino sobre todo de dignidad. Y por eso vamos a pelear hasta el final.

De momento cada mochuelo a su olivo para coger fuerzas de cara a la semana próxima.

Salud.

Ir al principio.

Diario de una Huelga – 11º día

Vuelta al lunes y a la carga. El comentario general es que el fin de semana ha servido para descansar cuerpo y mente. La lluvia de esta madrugada ha dejado el campamento hecho un auténtico lodazal, lo cual ya no nos pilla de sorpresa. Por aquí van a empezar a salir setas de un momento a otro. Lo primero es encender la hoguera y esa lumbre es la que verdaderamente da el pistoletazo de salida para otra semana de lucha.

Dentro de la nave hay poco movimiento de las empresas que se han metido a hacer nuestro trabajo. Nos llega que a la gente que está haciendo ese trabajo le están haciendo contratos de un día por cada jornada que vienen. No deja de sorprendernos que Airbus no tenga absolutamente ningún miramiento y se pase por el arco del triunfo la tan cacareada “responsabilidad social corporativa”. La verdad es que se están luciendo en este conflicto y están transmitiendo una imagen bastante pirata y agresiva hacia las empresas auxiliares. Parece que se le olvida que esta es una de las partes más importantes de su negocio.

Hoy ha venido la inspección de trabajo por la denuncia que se presentó la semana pasada por la vulneración del derecho a huelga. La sensación es buena, ya que nos transmiten que la resolución de esta actuación va a ser hecha de forma diligente y concienzuda, aunque no va a ser rápido. Confiamos en que se emitirá un informe que sea favorable a nuestra petición, si bien nos imaginamos que la posible multa, si la hubiera, le saldrá más barato a Airbus que las pérdidas que ocasiona el cumplimiento con ese derecho a huelga. Por cierto, hoy han estado los jueces y fiscales de este país también en huelga por las deficientes condiciones que soportan para poder realizar el correcto desarrollo de su trabajo. No somos los únicos. ¿Ves cómo eso de hacer huelga no es tan radical ni tan extraño?

Aquí hay mucho tomate con las mercantiles y el lío que tienen entre ellas, con irregularidades que parecen muy serias. La cosa huele a podre y tiene un aspecto bastante feo. Al final de la mañana nos transmiten el resumen de la reunión de la comisión de subcontratación que ha tenido lugar entre Airbus y la parte social. No parece que haya dado para mucho, aunque se explicita que no se van a poner trabas para negociar entre ISS y el comité de huelga. Dicho así suena bien, aunque sabemos que hay demasiados intereses en todo esto, algunos de los cuales están muy alejados de la readmisión de los 17 despedidos.

A lo largo de la mañana ha habido muchas llamadas telefónicas de varios medios de comunicación incluso generalistas y de ámbito estatal. La difusión está dando sus frutos y en breve es posible que aparezca nuestro conflicto en periódicos digitales como “Público” o “elDiario.es”. Es importante a estas alturas que esta huelga llegue a todos los rincones, ya que nos estamos jugando mucho.

Se ha sacado algo de dinero de la caja de resistencia para afrontar algún pequeño gasto de las familias en el campamento de Getafe. Hasta el momento la recaudación ha ido bien, pero esta lucha está durando más de lo previsto, por lo que es necesario que podamos recaudar algo más con el fin de hacer frente a algunas cuestiones básicas y prioritarias en nuestros hogares. Hacemos ese llamamiento porque, aunque la suma es buena y se aproxima a los 10.000 €, somos 70 personas y no da para demasiado, teniendo en cuenta que la hipoteca no perdona y hay que pagar la factura de la luz. Los de ciencias que echen las cuentas.

De momento, poco más desde este barrizal.

Salud.

Ir al principio.

Diario de una Huelga – 12º día

La lluvia y el viento nos están azotando de lo lindo en esta estepa manchega. Amanece frío y desapacible mientras seguimos pensando que esto se va a solucionar más pronto que tarde. Durante la noche ha caído un aguacero propio del fin del mundo, por lo que son pocos los que han podido resistir custodiando el campamento. Aun así siempre hay alguien de guardia. Hay que regular bien las fuerzas, ya que vamos por la tercera semana y esto tiene visos de prolongarse hasta el viernes.

Desde dentro nos siguen llegando informaciones de la situación de precariedad de los trabajadores que nos suplantan y las escenas de falta de seguridad en algunas operaciones, sobre todo de movimiento de utillaje.

Durante las paradas del bocadillo siguen acercándose compañeros, tanto de Airbus como de las contratas. La verdad es que la afluencia de estos últimos ha sido masiva desde el primer día. Su interés por esta lucha, así como su apoyo moral y económico, está siendo fundamental para seguir adelante.

La vida continúa, más allá de esta situación, y charlamos sobre momentos especiales de las personas que aquí estamos y que tienen que ver con bebés que están a punto de nacer, la salud de algún padre o madre enfermo, o viajes de vacaciones que teníamos reservados y pagados y que hemos perdido por estar aquí. Como suele suceder en situaciones de conflicto como esta, no todos los familiares están informados, ya que no merece la pena preocuparles con algo que tenemos que resolver nosotros mismos, y porque que no está en sus manos, sino en las nuestras. Nos referimos a padres o hermanos que piensan que seguimos trabajando como siempre y dentro de la normalidad como si nada.

Sabíamos desde primera hora que el día de hoy debería suponer un apoyo a la difusión del conflicto a niveles mayores. Han aparecido noticias en periódicos digitales importantes, nos han mostrado su apoyo desde izquierda unida de Illescas, han venido compañeros de la cgt de la zona sur y de Toledo y han venido diputados de podemos en el congreso como Alberto Rodríguez y Pablo Iglesias entre otros. A todos los que por aquí van pasando y se van haciendo eco de nuestra huelga, sea cual sea su capacidad mediática, les decimos lo mismo: GRACIAS por difundir. Todo suma.

Se nos traslada que ha habido contacto entre Airbus e Iss y que mañana por la mañana habrá una reunión entre el comité de huelga e Iss para negociar lo que tendría que ser el principio de acuerdo que ponga fin a este escándalo. De ahí tiene que salir algo que nos pueda servir a ambas partes.

Tantas horas en la puerta permite presenciar movimientos que no estamos acostumbrados a ver. Son decenas de personas las que visitan estas instalaciones cada día. El trasiego de gente es constante y abarca un amplio espectro: personal de Airbus de otros centros de trabajo, también de Francia y Alemania, autobuses de escolares de visita, gente en prácticas de cursos de formación, furgonetas y camiones de todo tipo de empresas, incluida la de catering que no deja de entrar y salir. Todo esto nos lleva a pensar que es mucho el dinero que se mueve, sin que nuestro empleo parezca ser prioritario para ellos. La paradoja es que cada vez que pinchas en google la palabra Airbus y ves las noticias, la mayoría hacen referencia a la inmensa carga de trabajo a futuro en el sector aeronáutico y los extraordinarios beneficios que obtienen. Nuestra readmisión debería ser pecata minuta y sin embargo están haciendo un mundo de algo que tiene fácil solución.

Hemos reformado el campamento y la zona principal ha quedado como un chillout decorado con los palés de madera que tanto se llevan ahora. Han traído unos tresillos para que sean reutilizados aquí antes de tirarlos. Ya solo falta una pantallón de plasma de esos que hay por la planta, muchos de ellos apagados y sin estrenar, para ver cómodamente las noticias de nuestra huelga que salen por televisión. Lo que estamos haciendo es defendernos.

Salud.

Ir al principio.

Diario de una Huelga – 13º día

El día de la marmota. Avanza la tercera semana y desde primera hora de la mañana parece que nada cambia. Parece que estar de huelga se ha convertido en un trabajo en el que comenzamos una jornada más. La diferencia es que estamos sin trabajo, no cobramos y no estamos aquí por gusto. Hemos tenido la decencia de ejercer nuestro derecho a huelga de una manera ejemplar y civilizada. Nadie podrá achacarnos ninguna metedura de pata. Estamos con la cabeza alta y no tenemos que arrepentirnos de nada. Cuando esto se solucione, caminaremos erguidos por las naves.

Toca día de negociación y Airbus ha vuelto a engañar a todo el mundo. Dijo que no iba a interferir y vaya si lo ha hecho. Los avances han sido grandes entre Iss y el comité de huelga. Se ha llegado a estar hablando de todos recolocados o con el problema prácticamente solucionado de inmediato, excepto para cuatro personas que se incorporarían en enero o febrero. Ante esa oferta, se pide que se le traslade a Airbus que estaríamos dispuestos a entrar de inmediato. Airbus responde que no va a dar entrada a los 17, sea cual sea el acuerdo. La injerencia de Airbus en todo esto está siendo de tal envergadura que pone en entredicho su praxis empresarial. Es importante que todo el mundo sepa cómo está actuando esta empresa. Faltan calificativos para definir una actitud así. Alguien ha puesto a circular una propuesta de mínimos que no le vale a nadie y pretenden que traguemos con eso. Se les olvida además lo más importante y es que los que tenemos que decidir si nos vale somos nosotros, y nadie más.

Al mediodía ha habido un pleno en el Ayuntamiento de Getafe en el que se ha incluido un punto para dar el apoyo a nuestra causa. Se ha explicado cuál ha sido el desarrollo de los hechos, los despidos y la respuesta que hemos tenido que dar ante semejante injusticia. La moción ha salido adelante a pesar del voto en contra de los de siempre. Lo que resulta inexplicable es la abstención del psoe; lo que resulta totalmente imperdonable es la abstención de iu. A quienes nos han dado su apoyo, Ahora Getafe y concejal no adscrita, gracias desde este campamento.

Nos llega desde la planta que se está pidiendo colaboración a los trabajadores de Airbus para que vengan a currar el próximo fin de semana e ir recuperando el inmenso retraso que llevan en la producción. Desde aquí les pedimos que no se presten voluntariamente a realizar el trabajo. Esa es la única arma que tenemos. En estos casos no vale sólo con palabras de aliento, sino que hay que dar un paso más e ir a los hechos. Si se vulnera la ley en cuanto a suplantación del trabajo en huelga o el trabajo continuado más de 11 días seguidos por parte de cualquier trabajador, tendremos que denunciar. Es lo que nos queda.

La noche siempre se presta a vivir momentos únicos y cercanos por muchos motivos. La complicidad que se genera después del trasiego de la jornada es muy especial. Se ha creado un clima particularmente solidario con los compañeros del turno de noche de Airbus. Su apoyo está siendo brutal y sirva como ejemplo los carros de la compra que nos hacen llegar, los cuales tienen que valer una pasta, o las colectas de dinero que están haciendo entre ellos para depositarlo en la caja de resistencia. Nos ha sorprendido el regalo que nos han hecho en forma de décimos de lotería para el próximo sorteo de navidad. Como nos toque, va a arder troya.

Salud.

Ir al principio.

Diario de una Huelga – 14º día

Unas cupcakes hechas a mano durante la tarde anterior y con una dedicatoria específica hacia esta lucha en todas y cada una de las magdalenas, hacen que no se pueda empezar mejor el día. Detalles como estos son las que dan energías y no solo por el azúcar. Estamos haciendo historia y todo el mundo lo sabe a estas alturas.

La mañana se centra en tres puntos distintos que parten del epicentro de esta hoguera. En primer lugar hay consulta jurídica acerca de la prestación por desempleo y los abogados no dudan en transmitir que es muy complicado empezar a recibir esa ayuda hasta que no salga el juicio. Eso podría llevar varios meses sin poder cobrar un duro. Nos podemos ver en la calle, sin trabajo y sin percibir nada durante meses. Estos son los daños que se producen cuando se toman decisiones como las que han tomado estas multinacionales condenando a nuestras familias a un pozo del que es difícil salir. Estas cuestiones deben conocerlas quienes piensan que se hace una huelga como esta porque sí y porque hay que confiar en que las cosas se arreglarán solas. No estamos dispuestos a mendigar nada.

En segundo lugar el foco está puesto en la inspección de trabajo en Madrid. Tras una reunión en la que se ha tratado todo lo que está sucediendo con las mercantiles y la suplantación del derecho a huelga, la sensación a la salida es muy buena por nuestra parte; repetimos, muy buena. Que vayan poniendo oreja los que se creen todopoderosos. La ley está para cumplirla, incluidos los dictadores empresariales.

El tercer punto se centra en el sima, servicio de intermediación, en donde las diferentes partes en conflicto tienen que intentar dar solución a la huelga. Se ha invitado a quienes dicen que no les dejan estar para que vean lo que hay de primera mano. Ha quedado claro quién tiene voluntad de avanzar y quién no. La reunión se termina a primera hora de la tarde con la intención de retomarla al día siguiente por la mañana.

Se han acercado a nuestro campamento un grupo de jubilados de Getafe, trabajadores de Plasser y unos compañeros de ID que han venido desde Pamplona. A la hora de la comida hemos dado cuenta de un conejo al ajillo. La salsita ha causado estragos y han caído las barras de pan por decenas.

Ya por la tarde se ha informado de lo acontecido durante el día y se ha hecho reparto de una parte de la caja entre toda la plantilla. La cantidad no da para mucho en cuanto a la cantidad, pero es importante el valor simbólico que tiene por ser el resultado del apoyo de mucha gente anónima que ha colaborado para sostener esto. Agradecidos.

Esta lucha ha marcado ya un antes y un después en la historia de la lucha obrera en esta fábrica. Pocos se imaginaban que íbamos en serio y que íbamos a resistir todo lo que llevamos durante estas tres semanas. Sabemos que esto no se va a quedar a medias porque vamos a llegar hasta el final. Probablemente no salgamos totalmente vencedores, pero tampoco vamos a ser derrotados o liquidados. Sea como sea, la resistencia de esta aldea gala es infinita.

Salud.

Ir al principio.

Diario de una Huelga – 15º día

Ha amanecido el campamento como si fuera un cementerio, con 17 cruces que simbolizan el despido de nuestros 17 compañeros. Se intuye que esto está tocando a su fin y que hoy continuará la reunión comenzada ayer en el sima. Sabemos que no le queda mucho más recorrido y que el desenlace tiene que darse sin que nadie salga vencedor o vencido absoluto.

Las noticias que nos van llegando por la mañana son de cierto avance en la negociación, aunque sabemos que no todo el mundo va a poder entrar en primera instancia. Hay que amarrarlo lo más fijamente posible para la recolocación en el menor tiempo posible. Los términos de dicho preacuerdo no los explicitaremos aquí, ya que Airbus no se merece que nosotros se los demos. Se tendrán que enterar por otra vía. Además no queremos posibles represalias por haber sido lo suficientemente valientes de enfrentarnos al “intocable”. Suponemos que les fastidiará que hayamos salido con vida de esta.

Por supuesto, quien quiera saber el resultado final no tiene más que preguntarnos a cualquiera. Sorprende que haya personas cuyo único interés sea que su nombre aparezca en los papeles, no ya sin haber aportado nada, sino habiendo dinamitado y torpedeado los avances que ha habido durante este tiempo. Lo cierto es que este conflicto ha puesto a cada uno en su sitio a nivel personal y con eso nos quedamos.

Se ha decidido que se someterá a votación el próximo lunes. Tenemos todo el fin de semana para reflexionar acerca de las sombras y las luces que se vierten con lo que ha quedado plasmado explícitamente y lo que no. Toca dormir, comer bien e intentar descansar para ver con perspectiva lo que hemos vivido hasta ahora y lo que tenemos por delante después de esta lucha y este pulso que hemos mantenido durante estas tres semanas. Sea como sea, el lunes por la mañana se decidirá lo que queramos hacer con nuestra vida y con nuestra huelga a través de un referéndum. Ya os diremos.

Salud.

Ir al principio.

Diario de una Huelga – 16º día y último

Las sensaciones en estos momentos son contradictorias y agridulces porque incluso con las ganas que teníamos de que este momento llegara, nos queda cierta nostalgia de muchos ratos que han sido inolvidables. Eso nos lo llevaremos con nosotros para el resto de nuestras vidas.

No va a ser fácil normalizar nuestra actividad cotidiana después de estas tres semanas en el barro. En cuanto a los compañeros que van a tener que esperar un poco, pueden estar seguros de que no les vamos a olvidar ni un solo minuto. No vamos a parar hasta saber que se ha cumplido el acuerdo y estén todos trabajando como aquel fatídico 31 de octubre de 2018.

Esperamos que estos 22 días de huelga en total hayan servido para los que vengan detrás y sea un ejemplo de que cuando los trabajadores nos unimos podemos parar el mundo si queremos, aunque sea durante unas semanas. Creemos que hay un antes y un después en la historia de Airbus y que nadie olvidará la defensa de nuestra dignidad, de nuestra honestidad y de nuestro pan.

Agradecemos a todas las personas que de una manera u otra nos han acompañado y ayudado, aunque se nos haya podido olvidar nombrar a alguien de manera explícita durante estos días en estos papeles. Ha sido impresionante la respuesta económica en la caja de resistencia y el apoyo “in situ” día a día de personas y colectivos.

Toca descansar y lavar bien la ropa. Dicen que el sentido del olfato es el que más preserva la memoria. Por eso, recordaremos siempre este olor a humo como el olor de nuestra lucha obrera. Esperamos también que este diario haya servido como cuaderno de bitácora para futuros navegantes. Sabemos que algunas personas lo han ido siguiendo. Ya entra a formar parte del pasado, por lo que también debe acabar en las llamas de la chasca que nos ha dado calor, comida y compañerismo durante este frío y lluvioso mes de noviembre de 2018.

urnaEsto no es una despedida definitiva, sino un hasta luego. Seguro que no faltará ocasión para encontrarnos en otras luchas alrededor de otras hogueras, peleando por causas justas y defendiendo con nuestro corazón el trabajo, la dignidad y la solidaridad. Contad con nosotros, porque hemos vivido de primera mano el esfuerzo de la pelea. Hasta la próxima, allá donde sea.

Salud.

Ir al principio.