Una vez más, a nuestra compañera Natacha le han abierto un Expediente Contradictorio; el segundo en cinco meses.

Está claro que la multinacional estaba muy cómoda con los sindicatos amarillos Fetico, Fasga, CCOO y UGT, hasta que nuestro sindicato CGT, irrumpe en Carrefour Leganés y en otros cuatro centros más de la Comunidad de Madrid, donde además de ella, han sido sancionados otrxs dos compañerxs, miembros del comité de empresa de CGT.

En estos momentos, en los que se está transformando el modelo comercial, en el que la distribuidora está realizando cambios que afectan a la plantilla, la CGT les molesta por defender que, AQUÍ NO SOBRA NADIE.

En Carrefour Leganés, no tienen en cuenta el Comité de Empresa como órgano colegiado para la defensa de los intereses de lxs trabajadorxs. Desde CGT, nos vemos abocadas a interponer varias denuncias ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en materia de Prevención de Riesgos Laborales, Incumplimiento del Convenio Colectivo de Grandes Almacenes, discriminación… Y, a la multinacional no le sienta nada bien, a pesar de tener toda la maquinaria a su favor.

Incumpliendo el Estatuto de lxs Trabajadorxs, la multinacional y el sindicato mayoritario, Fetico, no entregan la documentación que debería conocer la representación de lxs trabajadorxs de CGT, elegidas por sus compañerxs, pero tenemos conocimiento de un alto número de bajas por ansiedad que, la mutua Fraternidad-Muprespa, en connivencia con la Seguridad Social, mantienen en silencio a pesar de ser causas laborales debido a las condiciones horarias y presiones a las que está siendo sometida la plantilla.

A Natacha, por no callarse, se le hace una campaña de criminalización al no renunciar a la defensa de los derechos de los y las trabajadoras. Con la primera sanción fue castigada con 16 días de empleo y sueldo, por causas inventadas por la empresa.

Actualmente se encuentra con una sanción de 20 días de empleo y sueldo, para cumplir cuando se incorpore de la incapacidad temporal en la que se encuentra.

A pesar de ello, la compañera seguirá luchando hasta el final, para demostrar ante la “Justicia” que Carrefour reprime a sindicalistas con conciencia de clase, por la defensa de nuestros derechos y contra el abuso patronal.

¡CONTRA LA REPRESIÓN EN CARREFOUR!
¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA!